Privacidad – Parte II ¿Qué son las DNS y para qué sirven?

Siguiendo con la saga «Privacidad» en la que la primera parte fue la explicación sobre qué es una VPN ahora viene explicar la importancia en las DNS y como modificarlas por otras que no sean las de la operadora puede ser tan privado como satisfactorio con la posibilidad de una mayor velocidad a la hora de navegar y conectarse por internet.

 

¿Qué son las DNS?

Imagina que en lugar de dominios en las páginas web tuviéramos que poner la IP donde se encuentra, por ejemplo, en lugar de ir a xoxe.es ir a 253.323.234 o en lugar de ir a eldiario.es tener que poner 129.393.234.324

Esto realmente sería un suplicio y tendríamos que ir con una libreta de direcciones apuntando números cada vez que quisiéramos recordar una página olvidando los dominios.

Lo que hacen las DNS (Sistema de Nombres de Dominio) es sustituir una IP (número) por un nombre ocultando la IP haciendo que sea mucho más fácil a la hora de utilizar internet, visitar una página o un servicio pudiendo poner bbva.net o marca.com en lugar números

Cuando realizas algo tan básico como poner un dominio en tu navegador, tu compañía de internet envía la información a un servidor encargado de devolver la IP. Por ejemplo, si ponemos google.com, tu compañía solicita cual es la IP de google.com a un servidor intermedio que responde con la dirección de donde se encuentra, este servidor es el DNS y el servidor por defecto es de la propia operadora.

¿Por qué usar usar DNS alternativas en lugar de las de la operadora?

Tres razones principales y fundamentales: Velocidad, libertad y privacidad.

Velocidad

Cuando se tratan de servicios ofrecidos por operadoras hablamos de servicios pobres, lentos u obsoletos, un ejemplo los router que te pone la operadora (Comtrend de Telefónica, Livebox de Orange, Router Fibra Vodafone, etc), los cables de red (categoría 4/5), servicio de correo electrónico, etc.

Como toda empresa, el objetivo es el máximo beneficio y el mínimo gasto y esto se aprecia en los equipos, en algunas instalaciones y sus servidores no son diferentes a este hecho.

Evidentemente los servidores por defecto distan mucho de ser servidores optimizados para ser servidores de intercambio de DNS haciendo que la velocidad, rapidez de respuesta y acción del navegador no sea óptima en comparación a servicios y servidores (tanto gratuitos como de pago) que si están exclusivamente creados para ello como puede ser Cloudflare o Google DNS donde los tiempos de respuesta suelen encontrarse entre los 6 y los 8 milisegundos frente a los 30 o 50 milisegundos de las operadoras.

Libertad

Depender de servidores españoles o locales de DNS puede limitar la libertad a la hora de navegar por motivos políticos, ideológicos o legales. Podemos ver como en China o Rusia los servidores DNS limitan al extremo la navegación siendo imposible acceder a aquellas webs o servicios «inadecuados» para sus correspondientes regímenes así como redes sociales como Twitter o YouTube en Turquía o Tsunami Democratic en España.

Si por un motivo político se decidiera cortar de raíz todas aquellas fuentes o webs «divergentes» al Gobierno establecido, sería realmente fácil para las operadoras denegar la respuesta a peticiones hacia determinados dominios coartando radicalmente la libertad de navegar, leer o conocer otros puntos de vista o qué «se cuece» por las redes en determinadas situaciones. Suele ser el método más rápido y efectivo para los gobiernos para poder censurar determinados puntos, criterios o ideologías.

censura

Privacidad

Usando las DNS por defecto de las compañías telefónicas vinculamos directamente nuestra búsqueda, navegación y uso en la red con nuestra cuenta y nuestros datos dando a conocer en todo momento qué hacemos, durante cuanto tiempo y nuestras preferencias posibilitando crear una tendencia de uso que podrá ser utilizada para venderla a terceros, publicidad o big data sobre nuestros hábitos y gustos.

Por otra parte, los servidores dedicados únicamente a DNS están más actualizados y vigilantes ante posibles estafas, páginas falsas, etc reduciendo la posibilidad de caer en casos de suplantación de identidad (phishing) o acceder a virus o código malicioso (malware), algo que los servidores de DNS de las operadoras no están preparados.

¿Qué alternativas existen a las DNS de operadoras?

Si bien hay cientos me centraré en dos, tan sencillas como gratuitas y efectivas como es el caso de Google DNS (8.8.8.8). Si bien Google está lejos de ser el adalid de la privacidad, si es cierto que la mantiene en su servicio de DNS dado que pasadas 24/48 horas elimina los datos de usuarios dejando ese margen únicamente para la detección de abusos o irregularidades como cometer delitos como suplantación de identidad, estafas, amenazas, terrorismo, etc.

Por otra parte, más seguro y más privado es el uso de Cloudflare 1.1.1.1, posiblemente el servicio más efectivo, veloz y con mayor privacidad de todos los servidores públicos gratuitos y con la sencillez de aplicar y modificar DNS rápidamente en los propios teléfonos móviles con una sencilla aplicación que hace toda la configuración automáticamente.

¿Cómo cambiar las DNS de mi router/móvil?

Entrar al detalle en este campo haría que el post fuese infinito dado que hay multitud de routers, compañías y opciones en red que cambiarían de uno a otro pero por norma general, tan solo sería ir a los ajustes de cada router que suelen encontrarse en la dirección 192.168.1.1 (aunque puede variar dependiendo del router y operadora) y modificarlo en los ajustes de conexión.

En cuanto a móviles desde los ajustes de conexión o instalando la aplicación 1.1.1.1 es todavía más sencillo.

Presi de @BayernEspana y @MadHelpHorses, CEO de @Geocrono, Traductor en @ProtonMail y Proofreader de @ProtonMail. Amando a @MBMarina, Biel, Adrián.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.