Una semana con iPhone (o casi)

Tenía en mente conseguir un reto, del mismo modo que le había dado previamente el voto de confianza al iPhone 3GS, iPhone 4 o iPhone 5, tocaba dar el beneficio de la duda al iPhone 6S con iOS 9.1 dispuesto, incluso a pasar una semana exclusivamente con ese terminal pero reconozco haber fracasado estrepitosamente habiendo durado tan solo 3 días.

iPhone 6

El primer paso era evitar pagar el hiper-inflado precio de los terminales de Apple, 859€ en el caso del terminal testado (iPhone 6S con 64GB), un terminal con un hardware de gama media con un acabado y coste de gama alta.

Para ello utilicé mi Samsung Galaxy Tab S, un tablet que aunque realmente potente, no lo aprovechaba. Lo tenía cogiendo polvo en una mesita al hacerlo todo tanto a través del portátil como desde el móvil. Tras varios días de espera, surgió la posibilidad de cambiarlo por un iPhone 6S en perfectas condiciones.

Uso

iphoneUna vez con el iPhone y el correspondiente duplicado de Micro-SIM a Nano-SIM, lo encendí y empecé a usarlo intentando ser lo más objetivo y abierto de mente posible, olvidando Android y la verdad, sin que sirva de precedente, me gustó la experiencia de uso durante el arranque con los correspondientes protocolos de seguridad, Finger Print, cuenta de iCloud (que nunca usaría) hasta arrancarlo por completo.

Una vez arrancado empecé su uso contínuo como lo haría con mi Note 4. Navegar, correo, multitarea, sincronización y uso desde el ordenador, etc y, sinceramente es cuando la lentitud, la torpeza, el exceso de pasos con tanto efecto innecesario y tener que desplazar el dedo contínuamente desde la parte inferior (home) hasta la superior con los desplazamientos del iPhone hacía que, constantemente tuviera que ir de arriba a abajo para hacer lo más básico como es cambiar, volver al escritorio, usar la multitarea (si se puede llamar así).

Todo me parecía a estar usando un móvil adaptado para personas con problemas de comprensión, entendimiento o accesibilidad sin entrar en otros detalles como la inutilidad de la pestaña “Hoy” o lo insuficiente de la protagonista como deberían ser las notificaciones de verdad.

Es cierto que hay aspectos muy positivos y, en su momento eran claros diferenciadores de calidad frente a otros terminales como por ejemplo Android, y es la casi-perfecta sintonía entre el hardware y el software (casi perfecta tras notar diferentes defectos de transiciones, modificaciones y cambios, especialmente en la galería de imágenes) pero es cierto que esa era una enorme ventaja y punto positivo de los dispositivos de Apple frente a Android que no justificable para su coste.

Aspectos tan anunciados como presumidos como las pantallas “Retina”, el continuity o el Force Touch son tan útiles como el “Edge” de los Galaxy S6, para vender, para aparentar pero con una utilidad prácticamente nula. Resulta curioso que la sincronización entre los Galaxy con los Mac sea más completa y unida con SideSync que con el sistema Continuity. En resumen, Apple sigue sin aprovechar un ecosistema tan completo como sería Mac OS y iOS del modo que hace Google con Android o Samsung con todo lo que exista (excepto Linux) apostando por un sistema tan pobre como triste como es el caso de iCloud con precios tan inflados como sus propios dispositivos.

Conclusión

Agradezco sinceramente lo inflada que está la marca Apple y sus dispositivos móviles permitiéndome la oportunidad de sustituir un móvil que apenas puede cubrir mis necesidades por un Samsung Note 5 que, no solo está por encima de cualquier iPhone sino que, tras tres días de uso, puedo decir que al igual que su predecesor, está entre los mejores dispositivos del mundo.

note_5_silver_2_1_1_1_1

Precio

No deja de ser un insulto a la inteligencia que un dispositivo que puede costar 859€ cuente con un hardware con detalles tan pobres como:

  • Pantalla de 4,7′ con una resolución de 1.334 por 750 a 326 p/p
  • Cámara de 12Mpx con una apertura de ƒ/2,2
  • Procesador con doble núcleo a 1.84 GHz
  • 2 Gb de RAM
  • Batería de 1715 mAh

Si lo comparásemos con móviles que rondan los 200-300€, es decir, tres veces menos, podemos ver como muchos de ellos tienen mejores prestaciones y especificaciones como es el caso del OnePlus XWileyfox Storm, Moto X, LG G3, Huawei Honor 6,  Xiaomi Mi 4i o mejor todavía, el Sony Xperia Z1 con sus 4 años de edad. Cualquiera de ellos dispone de un hardware más potente y avanzado que el añadido por Apple en el iPhone 6S.

Todo excepto una cosa, una manzana en la parte trasera.

 

 

Presi de @BayernEspana y @MadHelpHorses, CEO de @Geocrono, SSC en @LithiumTech y Proofreader de @ProtonMail. Amando a @MBMarina, Biel, Adrián.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.