Cabe destacar que añado Instagram porque, si bien no es ni de lejos mi aplicación fotográfica favorita, es la más conocida, utilizada y con mayor crecimiento de todas las existentes, ya no solo como aplicación de imágenes sino incluso como red social, sin embargo EyeEm es y seguirá la aplicación más completa y social por excelencia de las existentes (pese a ser la gran desconocida entre el público). EyeEm o Instagram no son excluyentes pero si existen matices muy diferentes entre ambas que, a la media o larga exigen estrategias paralelas pero no iguales.

Puede serte de interés otro post donde comento las diferencias entre una y otra. Sin Instagram no se acaba el mundo.

El objetivo es ir más allá de los clásicos posts sobre que hacer, que no hacer, etc en una red u otra. A lo largo de la historia de este blog (13 años) nunca he sido partidario de tratar a la gente como imbécil diciendo lo que tienen o no tienen que hacer sino que el aporte es el añadir consejos para poder perfeccionar y mejorar sus perfiles para poder disfrutar más del potencial social de su app fotográfica preferida.

Una vez dicho esto vamos con los consejos que he ido recopilando según voy viendo las grandes tomas de las personas a las que sigo o aquellas que me puedan llegar a sobrar sin perder de vista lo importante, tanto EyeEm como Instagram es una red personal donde la gente debe y puede subir lo que le venga en gana, no todos los perfiles pueden tener aspecto corporativo, artificial o forzado.

No solo el primer plano 

El primer plano sin duda es el más importante, o al menos es lo que queremos destacar. Tomaremos como primer plano aquello más cercano o mejor enfocado, sin embargo, además del momento (especialmente en Instagram) es importante tener en cuenta también la dimensión del lugar.

La dimensión del lugar se extrae del fondo o segundo plano y éste debe tener un gran protagonismo para poner en contexto el resto de la imagen.

Con muy poco esfuerzo puedes aprovechar el fondo dándole más protagonismo, algo que posiblemente no habías tenido en cuenta, por ejemplo, cambiando la posición del móvil/cámara, subiendo o bajando o cualquier aspecto para que, sea en un entorno de playa, montaña, urbano o en lugares emblemáticos, podamos dar una mayor relevancia y contraste a una imagen.

Los Selfies molan 🤳, pero mola más la variedad

Es cierto que si vas de popstar o de la palabra de moda de estos años “influencer” puede que tu objetivo seas tú, solo tú, lo majo o maja que eres con esta pose, con la otra, etc. pero para los usuarios normales o al menos en mi caso me gusta ver entre mis contactos algún selfie que otro pero todas y cada una de las publicaciones siendo selfies, pues sin ánimo de ofender, acabas demasiado visto hasta el punto del hastío.

Además de esto, es posible hacer otro tipo de selfies pero ampliando la distancia entre tu brazo y tu cara y es tan sencillo como que un amigo, conocido o simplemente alguien que pase por ahí te tire la foto. Además, de este modo recuperas una cosa muy bonita que se llama sociabilidad y establecer contacto con otros humanos.

Hashtags y etiquetados

Esto, lejos del uso convencional que se suele dar que es spammear o simplemente dar una imagen realmente de desesperación por conseguir amigos, llamar la atención o seguidores, tiene una utilidad también importante y es facilitar la búsqueda siendo incluso útil para otros usuarios que buscan lugares, marcas o un determinado objeto.

Hay mil y una herramientas tanto para móvil como para ordenador para generar hashtags, incluídos los más usados pero es importante saber si ese hashtag es el adecuado y acertado y si podrá ser útil para otros usuarios. Al principio tu imagen podrá ser muy vista gracias a hacer uso de 30, 40 o 50 hashtags pero al final no conseguirás verdaderas interacciones, simplemente visualizaciones de gente individual que nunca será recurrente por lo que tu pequeña “comunidad” será variable y nada importante.

Todas o al menos, la mayoría de tutoriales insisten en poner todos los hashtags posible sin caer en la cuenta de recomendar que sean realmente apropiados a la imagen que compartes. Para nada veo mal que se use el hashtag del color predominante en la imagen, o del lugar, o incluso de la marca de algo que lleves, pero aspectos puramente innecesarios y publicitarios aportan poco o nada a la calidad de la imagen, insisto, si aportarán en cuanto a visualizaciones irrelevantes.

Por ejemplo: #cloudporn #love #followback #instagramers #envywear #tweegram #photooftheday #20likes #amazing #smile #follow4follow #like4like #look #instalike #igers #picoftheday #food #instadaily #instafollow #followme #girl #instagood #bestoftheday #instacool #envywearco #follow #colorful #style #swag. ¿En serio?

Sin embargo, si es bonito el compartir tus momentos con amigos etiquetándolos en comentarios o incluso dar a conocer productos y a su vez, a sus fabricantes, etiquetando en la imagen la marca del mismo (y como hashtag el modelo), por ejemplo unas Oakley o una camiseta de columbia. Incluso es posible que dicha imagen, con suerte, sea compartida en las cuentas oficiales de esa marca si es de gran calidad, ni que decir tiene el impacto que puede resultar esto para tu cuenta personal dependiendo del peso de la marca y sus seguidores.

Constancia

Al igual que los blogs, es importante ser periódico, de poco sirven además de poco creíble publicar 20 imágenes en media hora, es más, incluso saturarás. Si repartes esas imágenes en diferentes días a diferentes horas haciendo uso de la opción de borrador, puedes generar más recurrencia por parte de tus seguidores, ganar más y sobre todo, aumentar en la calidad en general de tu perfil.

Además de la opción de borradores de Instagram, recuerda que herramientas como Hootsuite permiten programar dichas publicaciones directamente por lo que de este modo incluso te despreocupas.

En EyeEm no existe la opción de borrador pero si la opción de EyeEm Selects que automáticamente te muestra imágenes en tu galería que pueden resultar útiles en cualquier momento.

No hagas las fotos o vídeos desde la cámara de la aplicación

EyeEm es la aplicación más completa, Instagram tiene de todo pero tanto una como otra tienen una cámara integrada que deja mucho que desear. Nunca se podrá comparar un software de cámara de una aplicación con el software de fábrica del propio móvil, sea por el HDR automático, sea por la estabilización, sea por la gestión de colores o sea por mil factores diferentes.

Usa siempre la del móvil o una profesional y saca todo el provecho del hardware y software de tu dispositivo, tanto en calidad como en imagen algo te vas a dejar por el camino, algo que podrías evitar.

Por otra parte, con las cámaras de la aplicación tendrás que tomar la imagen y descartarla si no te gusta, volvértela a hacer y así hasta que veas una que te convence, con la cámara del dispositivo te haces las que quieras y eliges la mejor.

La edición de imágenes puede ser estupenda, pero siempre con moderación.

Especialmente para ello está Snapseed (aunque hay de otras) donde te permite perfeccionar la imagen, modificar el brillo, contraste, saturación, blancos o incluso filtros más profesionales y creativos que los que vienen por defecto en Instagram o EyeEm pero hay gente con demasiada tendencia a modificar y retocar, pasarse con la saturación, pasarse con el contraste y acabar publicando una imagen mutilada que podría haber sido incluso mejor haberla dejado como estaba originalmente.

Conclusión

Si bien se me ocurren un par de consejos más, son ínfimos centrándome en estos 6 que desde un punto de vista particular tienen mucha importancia y relevancia para mejorar la calidad de tus fotos en tu red social fotográfica favorita.

Community Manager y Social Solutions Consultant en @LithiumTech - @Klout y Presi de @Geocrono y @MadHelpHorses. Amando a @MBMarina y @mini_biel. Fet a Mallorca