Gravity, aciertos y errores de una de las mejores películas espaciales

Si has visto Gravity, especialmente si ha sido en el cine, sabrás perfectamente de que película hablo, una estupenda obra de arte dirigida por Alfonso Cuarón ganadora de 7 oscars, globo de oro, Bafta, etc. Toda una delicia de película para los aerotrastornados espaciales a la altura de otras obras de arte como 2001 o Apolo 13 pero con el añadido de un trabajo digital espectacular capaz de reproducir con la mayor de las precisiones tanto los Soyuz como la ISS.

Pese a todo ello y sin quitar lo dicho en el primer párrafo, hay errores garrafales imperdonables para todos aquellos apasionados por el espacio y por la lógica que difícilmente es salvable con la excusa de que es una película y hay que recortar presupuestos o gastos sino más bien fuente de desconocimiento, falta de ganas o simple falta de atención.

Cartel Gravity (Warner Bros)
Cartel Gravity (Warner Bros)

Si no has visto la película, mejor dejarlo aquí, si lo has visto, continúa:

El argumento principal de Gravity se sitúa en una cadena catastrófica de colisión de satélites provocado por una prueba de misil, este hecho recibe el nombre de  Síndrome de Kessler. Si bien es improbable, este hecho no es imposible ni mucho menos y prueba de ello que tenga su propio nombre y es que el número de chatarra espacial que orbita en la tierra no es poco y, si añadimos el hecho de que accidentalmente haya una colisión entre satélites o naves que se sitúen en órbitas similares, provocaría un efecto dominó devastador (que no apocalíptico dado que los principales satelites orbitan el alturas muy diferentes), por ejemplo: Constelación GPS: 20.180 km, constelación GLONASS: 19.100 km, constelación Galileo: 23.222 km, ISS: 408 kms, Hubble: 600 Kms, Tiangong 2; 373 kms, etc. En resumen, las principales estaciones y constelaciones se encuentran a mucha diferencia unas de otras pero la basura se concentra en la órbita baja, aquella órbita donde se encuentran satélites militares, de comunicación, de observación y chatarra variada.

Al inicio de la película, los protagonistas, Sandra Bullock y George Clooney son dos tripulantes de la expedición STS-157 (ficticio, la última fue la STS-135) con el transbordador espacial Explorer (semi-ficticio) cuya misión es reparar el Hubble.

El primer problema/error lo podemos encontrar en establecer en qué año sucede la película. Los transbordadores espaciales acabaron en el 2011 por lo que debemos suponer que todo sucede en un universo paralelo en el que el Shuttle o los transbordadores continuaron hasta al menos el 2014 dado que la película es del 2013 y porque Sandra Bullock se embarca en una Soyuz TMA-14M, una nave cuyo lanzamiento estaba previsto en marzo del 2014 y durante la película se vio acoplado el módulo ruso Nauka (MLM), un módulo que fue acoplado a finales del 2014 (esto tiene su mérito dado que como he dicho, la película es del 2013, fantástico acierto exceptuando la aparición de un transbordador que ya no existía.

Ahora viene la anarquía de la argumentación de la película. Mientras los protagonistas reparan el Hubble, un misil impacta contra un satélite y se desencadena el Síndrome de Kessler con un efecto dominó destruyendo todo lo que hay en la órbita baja, el transbordador y el telescopio Hubble son destruidos con una lluvia espectacular de cacharros y milagrosamente Bullock y Clooney sobreviven quedando a la deriva.

Con un pispas y como obra del mismísimo Dios, llegan a la ISS aunque Clooney desaparece en la nada porque una fuerza centrífuga y mágica tiraba de él hacia el vacío del universo, a día de hoy nadie conoce que tipo de magia negra le empujó dado que no había nada que pudiera explicar ese extraño comportamiento.

Sin embargo, Bullock, sin oxígeno en su traje espacial llega de milagro a la escotilla de la ISS pero, cuando parece que la cosa se calma, se declara un incendio en la Estación Espacial Internacional que hace que se tenga que ir corriendo con una Soyuz TMA-14M acoplada a la Estación y que, de manera que rompe toda lógica, tiene el paracaídas desplegado. 

Bullock usando la Soyuz como si se tratara de un car sharing pone rumbo a la estación china Tiangong (en paz descanse) que, al igual que la ISS casualmente parece que está a unos cuantos metros de distancia que, a lo largo de la película parece más fácil encontrar una nave en órbita que la zapatería del centro comercial, todo pilla al lado.

Ahora voy a enumerar las enormes cagadas o errores ilógicos que se muestran en la película.

El más importante a mi parecer, el Hubble, la Estación Espacial Internacional o la Tiangong no solo se encuentran en puntos distintos, con órbitas distintas y con alturas distintas. Uno no puede coger un Shuttle, una Soyuz, un Dragon o cualquier otro vehículo y desplazarse tranquilamente de una a otra y, evidentemente si no es posible hacerlo ni de cerca con un vehículo espacial, mucho menos con una mochila MMU como el viajecito de Clooney del Hubble a la ISS después del accidente.

El Hubble, la ISS, la Tiangong, los GPS y todo lo que se menea tienen inclinaciones, órbitas y alturas diferentes lo que hace imposible desplazarse de unos a otros. 

Intentando ir por orden cronológico según van saliendo las licencias, errores y resbalones de la película voy nombrandolas:

Errores en los trajes estadounidenses: Bullock y Clooney emplean al comienzo de la película trajes extravehiculares EMU que se parecen a los reales pero que se han permitido unas licencias que no venían a cuento.

En primer lugar, Cloonie lleva una mochila propulsora para ir de un lado a otro como un niño pequeño, incluso realizando maniobras prohibidas como pasar por debajo del Shuttle pero lo que es peor, esa mochila desapareció en 1984, no se volvió a usar más.

Lo segundo, los trajes extravehículares no llevan HUD (display informativo en visera) dado que los astronautas deben mirar la información en su pecho donde se encuentra el monitor. Es verdad que no mola tanto pero es la realidad. 

Ni que decir tiene que los trajes rusos también son inventados. No existen tal y como se muestran en la película.

La tripulación de la ISS de desintegró: Al llegar Bullock a la ISS, falta una Soyuz, se entiende que los tripulantes de la misma al ver este cristo montado de destrucción salieron corriendo para casa, el problema es que la Soyuz TMA-14M sigue estacionada en la ISS, sin embargo dentro de la ISS no queda nadie. En una sola Soyuz no pueden caber 6 personas (la tripulación de la Soyuz y los residentes de la ISS), así pues, ¿donde se han metido? 

El paracaídas suelto por la Soyuz:  Cuando Cloonie y Bullock se dirigen a la desesperada a la ISS se puede ver una Soyuz con el paracaídas desplegado. La pregunta es, si el paracaídas principal del la Soyuz se despliega gracias a los pequeños paracaídas que lo sacan gracias al rozamiento del aire, ¿como se pudo desplegar el principal? ¿Acaso hay aire en el espacio? ¿Fragmentos de chatarra espacial dejaron un rebufo? El paracaídas de la Soyuz es un detalle que sobra en la realidad aunque si es importante si se quiere añadir dramatismo y una razón para visitar la Estación Espacial China desde la ISS.

Y hablando de la ISS, ¿esa es la ISS? En la película sale una Estación Espacial Internacional de un universo paralelo. En primer lugar además del Nauka se muestra otro módulo completamente desconocido ruso y eso no es todo, donde debería ir la esclusa norteamericana Quest ha sido remplazada por un clon del ruso Pirs.

Además de ello, la escotilla de la esclusa en la película se encuentra en la parte frontal mientras que en la realidad el Pirs se encuentran en los lados.

Otro detalle aunque se puede permitir para que la película no se haga muy larga es que la represurización de las mismas tarda varios minutos aunque en la película es cuestión de segundos. ¡Ojalá!

Por último, la ISS parece ser un puzle mal montado, los módulos Tranquility, Leonardo y Rassvyet no aparecen donde realmente tienen que estar además de piezas desconocidas en el segmento estadounidense.

Y se quedó sin cobertura: Bullock de repente y sin razón alguna pierde la cobertura de su traje, pierde las comunicaciones en la ISS, en la Soyuz… parece que el mundo haya desaparecido y el problema lo tengamos abajo.

Las comunicaciones se realizan a través de los satélites TDRS situados en órbita geoestacionaria y no en la orbita baja con todo el cristo montado con el accidente, es decir, están perfectamente y sin ningún problema. Por otra parte, si bien la Soyuz no se comunica con los TDRS, usa las estaciones de tierra de Rusia y serían escuchados a través de estas estaciones

Así pues, no tiene ningún sentido esta pérdida total de comunicaciones con la tierra, ni desde el traje ni desde la Soyuz ni desde la ISS.

Reentrada de ficción: Si la reentrada del lanzador Chino hubiera sido como en la película, habría acabado todavía peor que el Columbia. En primer lugar, las reentradas no se hacen desde tanta altura, tan solo desde 30-50 Kms y no desde casi la luna, en segundo lugar, el escudo térmico está en la parte inferior no es toda la nave, y en tercero, entrar a esa velocidad, no hay escudo térmico que resistiera esa fricción.

CONCLUSIÓN

La película en su conjunto es una maravilla pero se han permitido unas licencias absurdas independientemente de aquellas que se hayan podido añadir para meter dramatismo o acelerar la película.

Presi de @BayernEspana y @MadHelpHorses, CEO de @Geocrono, SSC en @LithiumTech y Proofreader de @ProtonMail. Amando a @MBMarina, Biel, Adrián.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.